Buscar

La Pascua Éxodo 12:1-14

Actualizado: 7 de ene de 2019


1. El calendario bíblico – El sistema de conteo de los días y los años en la palabra de Dios es diferente del que nosotros usamos en la actualidad. El sol, la luna y las estrellas fueron creadas por el Señor para marcar los días, los años y las fiestas solemnes (Génesis 1:14). El año bíblico comienza con el inicio de la primavera en el hemisferio norte, el primer mes de la biblia se llama Abib que abarca parte de Marzo y parte de Abril del calendario común. El mes de Abib también es llamado con su nombre de origen babilónico “Nisán” (Deuteronomio 16:1) (Éxodo 12:2) (Ester 3:7). Un nuevo día en el calendario bíblico comienza cuando el sol se esconde en el horizonte. La palabra tarde en la biblia se refiere al momento en que el sol se esconde en el horizonte, es en ese punto cuando comienza un nuevo día para el creador y para su pueblo (Génesis 1:5,8,13,19,23,31).


2 La Pascua – La primera fiesta solemne que el Señor instituyó fue el Shabat. El séptimo día de la semana de la creación, el Señor reposó de la obra que había hecho y santificó el Shabat (Génesis 2:1-3). La segunda fiesta solemne que el Señor instituyó fue la Pascua. El rito fue instituido en la tarde bíblica en que comenzó la liberación del pueblo de Israel, por esta razón habría de celebrarse el día 14 del mes de Abib “entre las dos tardes” (Levítico 23:5). La preparación de la Pascua comenzaba desde el día 10 de Abib con la elección de un carnero o un macho cabrío sin defecto, generalmente uno por familia (Éxodo 12:2-5). El día catorce “entre las dos tardes” cada familia debía sacrificar al animal, la expresión “entre las dos tardes” se refiere a la misma tarde bíblica, el ocultamiento del sol en el horizonte (Éxodo 12:6). La sangre del animal se usaba para marcar el marco de la puerta de la casa de cada familia, La carne del animal se debía comer asada al fuego acompañada de hierbas amargas y panes sin levadura (Éxodo 12:8). Ningún hueso del animal podía quebrarse. Lo que sobraba de carne se quemaba en la mañana (Números 12:9). La cena de Pascua se debía comerse a prisa y con el vestido puesto para salir (Éxodo 12:10,11). La ofrenda de la pascua junto con las seis ofrendas descritas en el libro de Levítico conforma las siete ofrendas que podemos ofrecer a Jehová (Levítico 7:37).


3 La noche de liberación – La primera pascua se celebró la noche en que Jehová hirió a todo primogénito que había en Egipto por causa de la dureza del Faraón de no dejar ir al pueblo a Adorar al Señor, pero el Señor dejó la instrucción de la pascua para salvar a los primogénitos de las familias que creyeran en su palabra. Esa noche Jehová visitaría cada casa en toda la tierra de Egipto y si encontraba la puerta marcada con la sangre del animal pascual entonces Jehová “pasaría de largo” y no ejecutaría la sentencia de su juicio en esa casa y así el primogénito de esa familia se salvaría. La palabra “Pesaj” en hebreo que se traduce Pascua significa “pasar de largo” (Éxodo 12:12,13). Muchos Egipcios pidieron que se les permitiese entrar en los hogares de Israel para pasar la noche y salvar a sus primogénitos, ellos fueron aceptados con júbilo y se comprometieron a servir de allí en adelante al Dios de Jacob y a salir de Egipto con su pueblo (PP 251.3). Posteriormente la Pascua también pudo ser celebrada por los extranjeros siempre y cuando estuviesen circuncidados (Números 9:14) (Éxodo 13:48).


4. La Pascua en la historia bíblica – Pasado un año desde la salida de Egipto, los Israelitas inauguraron el tabernáculo en el día primero del mes de Abib (Éxodo 40:17) y celebraron la Pascua el día catorce conforme al mandamiento de Jehová, Israel seguiría celebrando la Pascua en todas sus jornadas (Números 9:1-3). Antes de llegar Israel a la tierra prometida el Señor añadió la instrucción de que la Pascua se debería comer en la ciudad que Él escogiera (Deuteronomio 16:2). Una vez llegaron a la llanura de Jericó, la primera ciudad que el Señor eligió fue Gilgal y allí celebraron la Pascua (Josué 5:10). Con el paso del tiempo y el aumento de la apostasía la Pascua dejó de celebrarse e la manera correcta hasta los tiempos del Rey Ezequías cuando restauró la fiesta nacional, aunque no todos estaban santificados para recibirla, el rey Ezequías intercedió por ellos y el Señor permitió que participaran (2 Crónicas 30:1-20). Posteriormente el rey Josías también celebró la Pascua (2 Reyes 23:21-23). En tiempo de la cautividad de Israel en Babilonia todos los servicios religiosos se detuvieron y dejó de celebrarse la pascua hasta el tiempo cuando algunos regresaron a Jerusalén para reconstruir el templo y así volvieron a celebrarla, esta vez todos estaban preparados para recibirla (Esdras 6:19,20).


5. Cristo es nuestra Pascua – La Pascua señalaba a Cristo y su sacrificio, el cordero que se sacrificaba era la representación de Él mismo (Juan 1:29). Como cordero fue llevado al matadero (Isaías 53:7). ningún hueso suyo fue quebrado (Juan 19:33-36). Jesús celebró la Pascua con sus discípulos el día 14 de Abib según el mandamiento (Lucas 22:7-15) (CES 81-6). Esa misma noche comenzó su agonía en el Getsemaní por eso se comían hierbas amargas (Mateo 26:29,30,36-46). Al celebrar la última pascua, Jesús hizo modificaciones a la fiesta que Él mismo instituyó y ahora la fiesta la llamamos “La Cena del Señor”, ya no hay cordero pues Cristo ya fue sacrificado por nosotros (1 corintios 5:7), ahora la cena de pascua solo se compone de pan sin levadura y vino sin fermentar, que simbolizan respectivamente su cuerpo sin pecado y su sangre derramada para nuestra expiación (1 Corintios 11:23-26) (DTG 608.2), expiación significa pagar la deuda por los pecados, esa deuda se conoce como “el acta de decretos” que había contra nosotros (Colosenses 2:14). Para acceder al pago de la deuda por un pecado en nuestra vida debemos confesar nuestro pecado y vivir una conversión. De nada sirve solo pedir perdón y no clamar por la victoria sobre ese pecado. (Hechos 3:19) (FO 103.1).


6. El futuro de la pascua – En el cielo celebraremos la pascua, Jesús mismo prometió que no bebería del fruto de la vid hasta que lo bebiera con su pueblo en el reino de los cielos (Lucas 22:15-18). Mientras tanto debemos hacer memoria de Él celebrando la cena del Señor mientras Él regresa, “haced esto en memoria de mí” (Lucas 22:19). Hay una cena simbólica que el Señor desea tomar con cada miembro de su pueblo para perdonar sus pecados y darle la victoria sobre sus pecados (Apocalipsis 3:20.21). Para la gran crisis que nos espera debemos estar preparados alimentándonos espiritualmente de las palabras de Cristo e imitando sus obras (Juan 6:54-56). En la gran tribulación, la noche antes de la matanza, habrá Pascua de la misma forma como la tuvo Cristo antes de su muerte (Isaías 30:25-29).



0 vistas
  • Facebook celestial
  • Twitter Celestial
  • Celestial Bible
  • Instagram Celestial
  • Celestial music
logo_size_invert_edited.jpg