Buscar

Las Santas Escrituras - Parte 1 - 2 Timoteo 3:15-17

Actualizado: 6 de ago de 2019


1. No tenemos el original – Las santas Escrituras fueron escritas en tres idiomas a lo largo de su historia: hebreo antiguo, arameo y griego. Los manuscritos originales de los autores bíblicos escritos por su puño letra se han perdido en el tiempo, por lo tanto, no podemos decir que tengamos a mano “el original” de las sagradas Escrituras. Sin embargo, la misericordia el Señor infinito permitió copiar su palabra a distintos idiomas antiguos para predicar su palabra a distintos pueblos. Pero estas copias eran hechas a mano, generalmente por aquellos que se llamaban “escribas” y aquellos manuscritos no estaban libres de errores ni de la influencia de la cultura a la cual pertenecía la persona que hacia los copiaba. Tampoco podemos afirmar que existe la biblia perfecta pues cada uno va a traducir e interpretar las Escrituras de acuerdo con su credo, conocimiento o noción que tenga de las cosas de Dios. Si existe una biblia pura y sin adulterar, pero está en el cielo, la mensajera del Señor la vio en visión (Manuscrito 4 de 1850, párrafo 13).


2. Son los hombres los que fueron inspirados, no las palabras – A veces pensamos que las palabras que están en la biblia son las inspiradas por Dios. Resulta que no es así, las palabras no son las inspiradas, son los hombres los que fueron inspirados por el Santo Espíritu y Dios dejó a los escritores la libertad de expresar bajo su punto de vista y con sus propias palabras las ideas que le fueron inspiradas. Infundiendo pensamientos celestiales sobre distintas y variadas mentes imperfectas, es como Dios difundió su voluntad perfecta, para que los lectores de todos los tiempos escudriñaran con esfuerzo concienzudo las preciosas perlas de la verdad. Dios no está representado como escritor en la biblia, tampoco la biblia representa la forma y el pensamiento de Dios, sería imposible, pues su pensamiento excede infinitamente el nuestro. La inspiración no obra en las palabras del hombre ni en las expresiones que usa, sino en el hombre mismo. Por ejemplo, si comparamos los cuatro evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) no siempre habrá orden perfecto o aparente unidad en las Escrituras, cada autor narró los hechos con total libertad y bajo su propio punto de vista, pero cada uno de ellos siendo inspirados por Dios. Se recomienda leer el capítulo 1 de Mensajes Selectos, Tomo 1 para corroborar y ampliar la información.


3. Un ejemplo – Hubo un rey en Jerusalén llamado Joaquin, tuvo un corto reinado. Si leemos acerca de él en 2 Reyes 24:8 y lo comparamos con 2 Crónicas 36:9 vamos a encontrar discrepancias. El autor del libro de Reyes dice que Joaquin comenzó a reinar cuando tenía 18 años, en cambio el autor del libro de Crónicas menciona que Joaquin tenía 8 años cuando comenzó a reinar. Recordemos que las palabras no son las inspiradas y recordemos que las biblias se obtienen a partir de manuscritos que fueron copias de copias hechas a mano. Una posible explicación de esta discrepancia puede ser debido a un error de un copista en un punto de la historia y ese error se propagó a través del tiempo. Tampoco se conoce con certeza quien es el autor de Reyes ni el autor de Crónicas. ¿Es esto un argumento para despreciar la biblia o decepcionarse?, no para un hijo de Dios sincero. ¿No saber la edad en la que comenzó a reinar el rey Joaquin afectará la salvación de alguien?, no lo creemos. ¿Impactará esta discrepancia en la ruina eterna de algún alma?, para un alma escéptica ciertamente lo hará y encontrará muchas más discrepancias que llenarán su corazón de más incredulidad.


4. Otro ejemplo – En Juan 19:13,14 dice que Pilato presentó ante la multitud al Hijo de Dios y era como la hora sexta, es decir cerca del mediodía, pero si leemos Marcos 16:25 dice que Jesús fue crucificado a la hora tercera, esto correspondería a las 9 de la mañana. Evidentemente hay una discrepancia en la hora en que ambos autores describen los hechos. Nosotros como adventistas podemos consultar el Deseado de Todas las Gentes en el capítulo 78 y después de un estudio concienzudo junto con las escrituras podremos comprobar que el Hijo de Dios murió en la cruz después de las 5 de la tarde, pues nuestro Señor Jesús representa el cordero que se sacrificaba diariamente en el templo y el sacrificio vespertino en primavera se realizaba entre las 5 y las 6 de la tarde. El papiro P52 es el fragmento más antiguo que se tiene del evangelio de Juan, está datado alrededor del año 135 DC y el evangelio de Juan se cree que fue escrito por el apóstol alrededor del año 90 DC. Quiere decir que la copia incompleta del libro de Juan mas antigua que se posee fue hecha unos 45 años después del original. Es probable que también haya habido algún error en Juan 19:14 al mencionar la hora “sexta”, pero también es probable que el autor del manuscrito haya usado el sistema de horario romano en vez del hebreo, en donde las horas son contadas a partir de las 12 de la noche. Bajo esta perspectiva la hora “sexta” de Juan se estaría refiriendo aproximadamente a las 6 de la mañana.


5. ¿Por qué Dios permitió esta complejidad en las Escrituras? – Permitamos a la mensajera del Señor contestar esta pregunta: “Si nada de lo contenido en las Escrituras resultase difícil de comprender, el hombre, al escudriñar sus páginas, se llenaría de orgullo y suficiencia propia. Nunca es lo mejor para uno creer que entiende todas las fases de la verdad, porque no es así. Por lo tanto, no se lisonjee nadie de que tiene una comprensión correcta de todas las porciones de la Escritura, ni piense que es su deber hacer a todos los demás comprenderlas como él las entiende. Destiérrese el orgullo intelectual.” (Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, Pág. 503, párrafo 3). Jesús dijo que debíamos escudriñar las escrituras (Juan 5:39), esto quiere decir que debemos tener disciplina, perseverancia, mucha oración, dedicación intelectual y anhelo sincero del corazón a la hora de estudiar las escrituras y esto es precisamente lo que los escépticos no querrán hacer. Se recomienda tener diferentes versiones de la biblia, alguna concordancia y consultar los testimonios. Hoy día contamos con muchas herramientas en internet para estudiar la biblia, así que no hay excusa.


6. Algunos hechos finales – Cuando Pablo escribió sus cartas nunca se imaginó que estas fueran a convertirse en parte de las biblias de millones de fieles, en esa época las biblias solo llegaban hasta el antiguo testamento. El profeta Daniel nunca entendió todo lo que escribió (Daniel 12:9). El joven pastor y la sulamita de cantar de los cantares jamás se imaginaron que su historia de amor y su intimidad fueran hacer parte de nuestras biblias. Es el lector quien tiene la oportunidad de descubrir por sí mismo el porqué de estas y otras muchas cosas más. Pero una cosa es cierta, cuando se descubre una perla de la verdad en la biblia, esta va transformando el alma (Mateo 13:45,46), ningún libro puede hacer esto. Grandioso es nuestro Dios.


3 vistas
  • Facebook celestial
  • Twitter Celestial
  • Celestial Bible
  • Instagram Celestial
  • Celestial music
logo_size_invert_edited.jpg