Buscar

Primicias del Grano Levítico 23:10-14

Actualizado: 30 de ene de 2019


1. El ciclo de lluvias – En Israel hay estaciones, por ser un país del hemisferio norte el periodo más frío es durante el invierno que va desde diciembre a febrero mientras el periodo más cálido es durante el verano que va desde junio hasta agosto. También el nivel de lluvias coincide con las estaciones, en invierno es cuando viene la abundante lluvia y en verano es el periodo más seco del año cuando no hay lluvias. Antes de llegar el invierno, durante la estación de otoño caen unas primeras lluvias que anuncian el próximo cambio de estación, a esta lluvia se le llama en la escritura “lluvia temprana”, esta lluvia es leve pero muy importante pues ayuda a madurar las semillas recién sembradas. Al final del invierno, aproximadamente durante el mes de marzo llegaban las últimas lluvias que también eran leves, a esta lluvia se le conoce como “lluvia tardía” y ayudaba a completar la maduración de la próxima cosecha. Sin la lluvia temprana y la lluvia tardía no había cosecha (Deuteronomio 11:14) (Jeremías 5:4) (Santiago 5:7).


2. El primer grano – El primer producto que los Israelitas cosechaban en el año era la cebada y el lino, semanas después de la cebada aparecía el trigo y el centeno (Éxodo 9:31,32) (Rut 1:22) (2:23). La cebada, daba sus primeros granos al principio de la primavera (marzo-abril), semanas después llegaba la gran cosecha de trigo y centeno, al final de la primavera (mayo-junio). Los primeros granos eran dedicados a Jehová en la fiesta solemne de las primicias. Era una fiesta de regocijo y agradecimiento a Jehová por la bendición de los primeros granos, que se deducen eran de cebada. Los israelitas debían celebrar la fiesta de las primicias cada año, justo en el segundo día de la fiesta solemne de panes sin levadura, es decir, como el primer día de la fiesta de panes sin levadura es el 15 de Abib, entonces la fiesta de las primicias debía observarse el día 16 de Abib. Hay que recordar que el 15 de Abib se convertía en Shabat ceremonial y el mandamiento dice que justo al siguiente día de ese Shabat se debía presentar los primeros granos de la cosecha de cebada. Esta cosecha era reducida con respecto a la gran cosecha que sucedería en las siguientes semanas (Levítico 23:6,7,10,11). Es posible que el pan sin levadura se hiciera de cebada y no de trigo, puesto que es la cebada la que estaba lista para cosechar durante esta época (2 Reyes 4:42) (Juan 6:9).


3. Las ofrendas de las Primicias – Los israelitas no podían utilizar la primera cosecha sin antes presentar las primicias a Jehová el 16 de Abib (Levítico 23:14). Se debía juntar un manojo de espigas de cereal, llamado gavilla y presentarlo al sacerdote en el templo (23:10). El sacerdote tomaba el manojo en el atrio del templo de cara hacia el tabernáculo y sacudía (mecía) el manojo para liberar los granos del cereal ante el Señor. El ofrendante debía además presentar un cordero como holocausto con una oblación acostumbrada de harina y aceite y su correspondiente libación de vino (23:13). Si en el manojo había espigas verdes debían tostarse al fuego para extraer los granos. Además, parte de los granos que extraía el sacerdote debían ser ofrecidos en el altar de bronce junto con incienso y aceite como una segunda oblación. La primera oblación era la que traía el ofrendante para ofrecer el cordero del holocausto. (2:1-3,14-16) Lo que no se quemaba en el altar, quedaba para el consumo del sacerdote y su familia (Números 18:11-13).

4. Otras primicias – No se debe confundir las primicias de la fiesta solemne con las demás primicias que se ofrecían en otras ocasiones. Las primicias que se ofrecían en la fiesta solemne del 16 de Abib consistían exclusivamente de cereal, se deduce que era principalmente de cebada. Sin embargo, en otras ocasiones se ofrecían otro tipo de primicias que eran: la primicia de la masa de pan con levadura (Números 15:18-21) (Levítico 23:17), la primicia de animales limpios (Deuteronomio 12:6), primicias de vino, aceite y la lana de ovejas (18:4), y primicias de los frutos de la tierra (26:1,2).


5. Las Primicias de Cristo en su crucifixión – Cristo murió en la pascua, un viernes 14 de Abib al atardecer, en la hora que sacrificaban el cordero del holocausto diario. Luego el cuerpo del Señor descansó en la tumba el Shabat solemne del 15 de Abib, primer día de la fiesta solemne de panes sin levadura. El primer día de la semana, nuestro Señor resucitó, era el 16 de Abib día de la fiesta de las primicias. Este mismo día Cristo cumpliría la fiesta de las primicias en el santuario celestial. ¿Cuál es “el manojo de granos” que Cristo presentó ante su Padre en el santuario celestial?, la respuesta la encontramos el día en que Él fue crucificado. El 14 de Abib finalizando el día, el Señor entrega su espíritu, la tierra tiembla y algunos sepulcros se abren, cuando Cristo resucita el 16 de Abib, de aquellas tumbas resucita también “un manojo” de santos que aparecieron a muchos declarando: “Cristo ha resucitado de los muertos, y nosotros hemos resucitado con él” (Mateo 27:50-53). Cuando Cristo asciende a los cielos el 16 de Abib, se lleva a sus primicias humanas para presentarlas ante su Padre. Estas fueron aceptadas porque su sacrificio fue aceptado, los primeros trofeos de su victoria (DTG 730.1,2). Los 24 ancianos de apocalipsis son los representantes de aquellas primicias que ahora ministran en el cielo junto a Cristo (Apocalipsis 4:4,10) (5:8-10).


6. Las Primicias de Cristo en el tiempo del fin – Análogamente a como hubo primicias en la resurrección de Cristo, también hubo primicias en la era apostólica y habrá primicias en el tiempo del fin. Los primeros apóstoles durante la era evangélica se consideraron así mismos como primicias (Santiago 1:18), ellos fueron los primeros que recibieron el Espíritu Santo (Hechos 2:3,4) y después vino una gran cosecha de almas por la predicación de ellos (2:41) (4:4). En el tiempo del fin las primicias serán los 144 mil (Apocalipsis 14:4). Los 144 mil aparecen antes de la gran cosecha de almas, pues serán ellos los que predicarán el fuerte pregón que dará como resultado esa gran cosecha (14:14,15). Los 144 mil son sellados mientras se detienen los cuatro vientos (destrucción y persecución), es en la sexta trompeta cuando estos vientos son soltados, por lo cual se deduce que el sellamiento termina en ese instante (9:13-15). La lluvia temprana simboliza el derramamiento del Espíritu Santo a los apóstoles en la era apostólica y la lluvia tardía simboliza el derramamiento final del Espíritu Santo sobre los 144 mil en el tiempo del fin, la lluvia temprana “maduró” a los apóstoles para la gran predicación evangélica de su época, la lluvia tardía “madurará” a los 144 mil para la gran predicación del fuerte pregón (Joel 2:23) (CPI 176.3) (CPI 608.1).


7 vistas
  • Facebook celestial
  • Twitter Celestial
  • Celestial Bible
  • Instagram Celestial
  • Celestial music
logo_size_invert_edited.jpg